MARIBEL

Os quiero contar cómo fue mi encuentro con la asociación de mujeres Najmarabic. 

Hace mucho tiempo, vi por primera vez a una bailarina muy exótica interpretando la danza de los siete velos en la película Salomé. Me gustó tanto que intentaba imitarla poniéndome frente al espejo y copiar sus movimientos, pero jamás se me ocurrió asistir a clases de danza oriental y  desconocía que existiesen academias donde impartiesen clases de ese tipo de baile. Además yo pensaba; “¡bah! ¿dónde voy yo?, seguro que no seré capaz de dar ni un paso” y todo se quedó en una ficción.

Pero en el 2015, me detectaron una enfermedad grave, vamos, un cáncer. Tuve que estar desplazándome a Málaga todos los días para recibir el tratamiento y…. en fin, después de la operación me curé. 

Cierto día, una amiga me dijo; “¿Por qué no vienes a la Alcazaba y me ves bailar la danza del vientre?” “¿¡Cómo!?” (pensé para mí) “¡Pues claro que voy!” Ella me habló de la asociación sin ánimo de lucro y su funcionamiento. En aquel momento y después de haber pasado por aquella enfermedad, supe que tenía que ir a por mis sueños. No necesitaba ser muy joven, ni esbelta, ni tener conocimientos previos de danza… Así que no me lo pensé; en cuanto me recuperé totalmente fui a conocer a aquel grupo de mujeres que me acogieron con cariño  desde el principio y desde aquel día supe que yo también era una Najmarabic.



No hay comentarios: