NURIA

En el verano del 2014 y por una casualidad tuve el inmenso placer de conocer lo que la asociación Zegrí hace por nuestro patrimonio cultural. Cuando crucé la puerta de la Alcazaba, no me imaginaba en absoluto lo que estaba a punto de presenciar, ni la ilusión con la que los voluntarios trabajaron. Pero sin lugar a dudas lo que más me impresionó fue llegar a la zona del palacio y ver a las Najmarabic en acción. Fue un auténtico placer verlas con aquellas alas de Isis, esos trajes tan favorecedores, y en aquel momento pensé lo mucho que a mí me hubiera gustado formar parte de algo parecido aunque pronto deseche la idea dado que yo nunca había probado a bailar danza oriental.

Unos meses después y de nuevo por casualidad una amiga me propuso ir con ella a tomar clases de danza del vientre. Recuerdo el primer día, lo que nos costó encontrar el lugar y cuando ya estábamos a punto de darnos por vencidas e irnos a tomar cafe de repente como por arte de magia dimos con el lugar. Una de las cosas que más me gusto de aquel encuentro fue como recibieron a Mary, la chica que me había invitado y desde ese momento me di cuenta de las buenas vibraciones que allí había. Todo esto llego en un momento de mi vida un poco difícil y era justo eso lo que yo necesitaba, no sé hasta qué punto el resto de mis compañeras Najmarabic son conscientes de lo mucho que me han ayudado simplemente haciéndome sentir parte del grupo desde el primer momento con toda la paciencia del mundo,. 

En mi opinión las Najmarabic son mujeres fuertes con una pasión por la danza y la música, que a pesar de las dificultades de la vida de hoy siempre encuentran un momento para desarrollar y crear y sobretodo ese sentido del compañerismo y de la amistad y esas ganas de pasarlo bien son contagiosas. A mí me han cautivado yespero estar con ellas mucho tiempo más. Dicen que las mejores cosas de la vidano se planean, simplemente suceden y yo quiero dar las gracias por habermesucedido a mí.





No hay comentarios: